Ciudad del lago en las nubes

EL PROYECTO ECOTOPIA 2121 ESTABLECE EL FUTURO DE 100 CIUDADES DE TODO EL MUNDO, AUNQUE ALGUNAS HAN SOBREVIVIDO Y PROSPERADO MÁS ALLÁ DE LA ACTUAL CRISIS DE CAMBIO CLIMÁTICO. ESTA SEMANA NOS CENTRAMOS EN LA CIUDAD PERUANA DE PUNO.

A orillas del lago Titicaca, a trece mil pies sobre el nivel del mar, se ubica una encantadora ciudad de cien mil habitantes. La ciudad se destaca por la artesanía textil hecha con lana de alpaca y por un magnífico monumento al cóndor que domina el lago.

Bienvenidos a Puno, la capital folclórica del Perú. Puno está muy arriba en los Andes, miles de pies más alto que las antiguas capitales incas de Cuzco y Machu Picchu. Aquí, el aire es tenue, hay pocos árboles y también hay pocos automóviles, en parte porque el área entre el lago Titicaca y las montañas es tan mínima que apenas hay espacio para construir una carretera. Hoy, Puno es conocida como "La Ciudad del Lago".

Mar adentro, en la superficie del Titicaca, hay islas artificiales flotantes hechas de juncos. Estas islas están hechas a mano por los Uros, y sobre ellas construyen sus casas de pueblo, que también están hechas a mano con las cañas.

Los Uros adoptaron originalmente este estilo de arquitectura con fines defensivos, ya que en siglos pasados pudieron evadir la captura por los ejércitos incas cuando flotaban sus aldeas en el medio del lago. Debido a que han vivido en el lago así durante siglos, el folclore de los Uros está impregnado de historias sobre flotar, escapar, así como sobre libertad y supervivencia.

Puno 2121, como se presenta a continuación, es una extensión de estas ideas. Un asentamiento flotante emerge sobre las nubes, formado a partir de textiles tejidos con lana de alpaca.

Aunque los Uros creen que el lago Titicaca es sagrado, también reconocen que se está deteriorando rápidamente. El nivel del agua está bajando cada año debido a la disminución de las precipitaciones anuales. También se está contaminando, ya que las ciudades alrededor del lago vierten más aguas residuales cada año, degradando tanto las cañas como las poblaciones de peces. Para disminuir su impacto en su lago sagrado, o escapar de la atención de nuevos ejércitos, algunos de los habitantes de los Uros de Puno, como se imagina en este escenario, se elevan a los cielos en un nuevo asentamiento que flota alto en las nubes, en el reino del cóndor.

Publicaciones destacadas
Mensajes recientes
Archivo
Buscar Por Etiquetas